Asimilación migratoria: De Colombia a Miami

Jimena Romero, Staff Writer

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story







Ya sea por placer, necesidad o simplemente la búsqueda de grandes oportunidades para el futuro, los latinos llegan a Estados Unidos con el deseo de encontrar un hogar. Una de las naciones latinas más representadas en este país es la colombiana, pues según el censo realizado en el 2010, cerca de 972.000 colombianos residen aquí, de los cuales una gran mayoría se encuentran en la diversa ciudad de Miami. Constituida por 32 departamentos y un distrito, Colombia alberga una gran variedad de únicas tradiciones en cada una de sus ciudades que incluyen una deliciosa gastronomía, un único estilo de vida y diferentes valores. Como todos los inmigrantes en los Estados Unidos, los colombianos enfrentan las dificultades que vienen con la asimilación a un país ajeno al suyo. Senior Marisol Hernandez, senior Nataly Toledo y junior Andrea Suarez, nos comparten como se las han ingeniado junto con sus familias para traer un poco de Colombia a sus vidas en los Estados Unidos, manteniendo viva esta rica cultura.

Jimena Romero
La Bandeja Paisa es un platillo famoso colombiano con varios ingredientes.

Calí, una de las ciudades más viejas de América, es principalmente conocida alrededor del mundo por el gran entusiasmo que hay hacía el baile de salsa.  A pesar de haber nacido y crecido en Estados Unidos, senior Marisol Hernández, frecuenta tradiciones típicas de esta ciudad debido a su padre, quien procede de esta. Hace cerca de 30 años fue que el llegó a Miami donde conoció a su esposa hondureña en una fiesta, como era de esperarse en una cultura donde la salsa sobresale. Al paso de los años, siempre tuvieron como prioridad el inculcar un balance entre ambas culturas a su familia. Explicándonos un poco sobre la cultura colombiana, Marisol nos menciona lo que más le gusta de Colombia además de la deliciosa bandeja paisa: la unión familiar que existe entre los colombianos. Al preguntarle a Hernández como es que trae un poco de Colombia a Miami, nos comenta que su madre contribuye de manera especial a esto al preparar empanadas y padebono, ambas esenciales en la gastronomía caleña.

“La gran patria que tienen para Colombia en mi casa se ve con banderas colombianas colgadas por toda la casa, viendo el fútbol en familia y degustando los platillos tan deliciosos que prepara mi mamá,” dijo senior Marisol Hernández.

Migrando desde Calí hasta la aclamada ciudad de Nueva York con la firme esperanza de brindarle una mejor calidad de vida a su primera hija, la mamá de senior Nataly Toledo batalló al adaptarse a este, especialmente por el idioma. Sin embargo, logró dominarlo tras estudiarlo por cuatro años. Al preguntarle a Nataly que era lo que más extrañaba de Colombia, ella contestó que era principalmente la gran vegetación que hay por todos lados, razón por la cual se pueden encontrar plantas en el interior de su casa. Además, ella nos comparte que a pesar de tener a un padre dominicano, ellos viven en una casa colombiana ya que siguen un gran número de costumbres y tradiciones que los hacen sentir en Colombia cada vez que abren la puerta de su casa.

“Yo crecí en una casa muy colombiana. Desde que era pequeña siempre hemos rezado la novena en los tiempos de Navidad, vemos los juegos de soccer de Colombia, las noticias para estar al tanto de la situación del país y recordamos el sabor colombiano en cada comida del día,” dijo senior Nataly Toledo.

Jimena Romero
La Sopa Mondongo es un platillo disfrutado por muchos colombianos.

La ciudad de Rionegro, ubicada en el departamento de Antioquía, es mejor conocida como la Cuna de la libertad por su esencial papel en la independencia. Al ser una ciudad con mucha historia, sus habitantes siempre encuentran algo que celebrar teniendo a lo menos una gran fiesta al mes.  Junior Andrea Suarez, nos cuenta sobre cuando su madre llego a los Estados Unidos de esta ciudad y el difícil proceso de asimilación por el que pasó. Sin embargo, ya pasados veinte años residiendo en este país, su familia se asegura de rendir tributo a la cultura de su ciudad al continuando la celebración de las fiestas más importantes y escuchando música tradicional colombiana. Suarez también nos comenta que en su casa se pueden encontrar cuadros y retratos situados en Colombia.

“Lo que más me gusta de Colombia es la rica comida, mi platillo favorito es la Sopa Mondongo que consiste en panza de res mezclada con diferentes vegetales […] para traer Colombia a Miami, mi familia y yo hacemos fiestas estilo colombianas de vez en cuando, donde escuchamos cumbia y otros tipos de música tradicional colombiana,” dijo junior Andrea Suarez.

Mientras que la asimilación de Colombia a Estados Unidos vino con muchos obstáculos por las grandes diferencias que existen entre un país y el otro, las familias de estas tres estudiantes demostraron que no es imposible. Con las diferentes adaptaciones que encontraron para darle continuidad a sus costumbres y tradiciones a través de los años, estas familias desafiaron las 1,514 millas que hay entre Miami y Colombia.

Print Friendly, PDF & Email