Un evento demasiado triste: Cuántas pruebas más necesitamos?

Orestes Garcia, Staff Writer

WBALTV
Great Mills High School, donde dos estudiantes fueron heridos de bala de mano.

Durante mucho tiempo, estudiantes, profesores, padres y la media, han estado asesorando al Presidente Donald Trump y al Congreso de los Estados Unidos de el peligro que acecha a los estudiantes en las escuelas, la falta de control en la compra y venta de armas de fuego y municiones y de la importancia de fomentar y profundizar la seguridad en dichas instituciones, aún así, las voces no han sido escuchadas. Después de lo acontecido en una secundaria en Parkland, Florida en la que 17 estudiantes fallecieron por la decadencia en la seguridad de la escuela; las acciones tomadas por los sectores afectados han sido aún más drásticas. Cartas han sido enviadas, manifestaciones, protestas y campañas han sido efectuadas, pero el objetivo no se a logrado. Nuestro Presidente y Gobierno nos aseguró después de semejante tragedia que eventos como este no iban a volver a suceder, pero a pesar de eso, en un poco más de un mes , en Maryland dos estudiantes fueron heridos de bala de la mano de un joven de 17 años. Eventos como este no debería suceder en nuestro país, y si todos colaboramos juntos, se puede erradicar , pero es muy importante hacer un llamado de unión y responsabilidad.

La Escuela Secundaria Great Mills, se vistió de sangre y llanto este martes, cuando un joven de 17 años, Austin Wyatt Rollins,entró armado a la escuela y justo a las 7:55 am, pocos minutos antes de que las clases comenzaran, disparó a dos adolescentes.. El agresor se encontraba ubicado en un pasillo central de la escuela, de donde hirió de bala a una joven de 16 años y otro chico de 14 años. El agresor murió pocas horas después de que realizara los disparos, ya que fue detenido y neutralizado por un agente de seguridad que actuó de manera eficaz, rápida y precisa porque logró neutralizar al atacante sin él ser herido. Pocas horas después alrededor de las 10:00 am el agresor falleció.

Pullquote Photo

“Lo acontecido en Maryland nos demuestra que todos los colegios, pueden estar expuestos ha semejantes hechos, solo nos queda prepararnos y trabajar en equipo para prevenir que eventos como estos acontecen. En nuestra escuela me siento como estudiante bastante seguro y sobre todo con las nuevas medidas de seguridad, pero aún así pienso que más cambios y medidas pueden efectuarse””

— senior Orlando Cruz

“No hay nada peor que un niño pierda la vida en un centro escolar, un lugar donde deben aprender mientras se sientan seguros” nos comentó el junior .

Las autoridades hoy en día siguen indagando en este asunto, pero lo que sí está confirmado es que el autor de el echo tenía una relación con la joven de 16 años. La joven sigue en el hospital y se mantiene en condición crítica, sin embargo el niño de 14 años se encuentra bien de salud pero aún sufre de el terrible acto y teme por la salud de su compañera.

Esto demuestra que el esfuerzo que nuestro gobierno está haciendo no es suficiente, las escuelas necesitan ser uno de los centros más asegurados en el mundo. Por eso muchos estudiantes, padres y profesores , tratan de innovar y buscan apoyo en ideas para prevener estos ataques y disminuir y anular el impacto en caso de que aconteciese alguno. Nuestro país es uno de los paīses más poblados del mundo y nuestra población es bastante heterogénea porque hay muchas personas de diferentes países que practican sus diferentes culturas, por eso es la importancia de un llamado de unión, como dijo José Martí “los niños, son la esperanza de el mundo” por lo que deben sentirse seguros en sus centros escolares. Eventos y sucesos como este, no pasarían si todas las comunidades trabajasen más unidos: “En la Unión esta la Fuerza” dijo senior Alejandro Hernández.